19.7 C
Madrid
lunes, junio 24, 2024

Centenares de vecinos claman ante cinco hospitales por un refuerzo en Primaria que evite la saturación de Urgencias

Debes leer

Centenares vecinos, acompañados de un número reducido de sanitarios, han clamado este jueves a las puertas de cinco grandes hospitales públicos madrileños por una Sanidad Pública de calidad en la Comunidad de Madrid en concentraciones simultáneas para denunciar el «desmantelamiento» de la Atención Primaria y el «colapso» de las Urgencias hospitalarias, cuya frecuentación ha aumentado un 47% debido al «deterioro» en la atención en los centros de salud y los Puntos de Atención Continuada.

Convocados por el espacio ciudadano de ‘Vecinos y Vecinas de Barrios y Pueblos de Madrid’, que durante la pasada legislatura hizo de la defensa de la Sanidad Pública su bandera con continuas movilizaciones y protestas, los congregados han coreado consignas a favor de la Sanidad Pública, un derecho de la ciudadanía y que «la están matando», y contra el «gobierno homicida» de Isabel Díaz Ayuso.

Las protestas han arrancado a las 11,30 horas a las puertas de los hospitales públicos de La Paz, Gregorio Marañón, 12 de Octubre, Clínico y hospital del Sureste, en Arganda del Rey, centros donde la afluencia a las Urgencias ha aumentado entre un 38% y un 63% en los últimos años al «dinamitar el funcionamiento» de los centros de salud y Urgencias extrahospitalarias.

Las camisetas con un corazón verde en el que se lee Sanidad Pública, la conocida como ‘marea verde’ por la Sanidad, se han mezclado con pancartas en las que se podía leer ‘La Sanidad no se vende, se defiende’, ‘Sanidad 100 x 100 pública y universal’, ‘Gestión pública de nuestros hospitales y residencias. Expulsión de las empresas privadas’, ‘Reapertura de todos los SUAPs. No sin mi médico’ o carteles reivindicativos para reclamar la jornada laboral de 35 horas para los sanitarios.

Profesionales ataviados con su uniforme de trabajo, los menos, y centenares de usuarios de la Sanidad Pública han unido sus voces así para reclamar una Atención Primaria «fuerte, con orientación preventiva y comunitaria», unida a una atención hospitalaria «bien dotada», como elementos «claves» para «aumentar los niveles de salud y de bienestar» de los barrios y pueblos de la región.

«Estamos muy preocupadas por el grave y rápido deterioro de nuestro sistema sanitario público», han indicado los convocantes en un manifiesto leído a las puertas de los centros hospitalarios, en el que se denuncia el «desmantelamiento» de la Atención Primaria, que necesita al menos de medio millar de facultativos, el colapso de las Urgencias hospitalarias, con un incremento medio en el conjunto de la red del 47% en la frecuentación, y la apertura de las Urgencias extahospitalarias sin equipos completos de médico, enfermera y celador.

En Atención Primaria, los convocantes han remarcado que «falta plantilla en todas las categorías en los centros de salud», entre ellos más de 500 facultativos, «tanto de medicina de familia como de pediatría y sus plazas están vacantes» y a causa de lo cual muchos madrileños no tienen médico asignado.

«Personal administrativo y enfermería están siendo obligadas a asumir tareas que no les competen y para las que no están preparadas. Nos obligan como pacientes a explicar a las y los trabajadores administrativos nuestro motivo de consulta, contraviniendo la confidencialidad de datos, y tienen la responsabilidad de decidir el tiempo que puede demorarse nuestra cita», han explicado.

Todo ello «supone un grave riesgo» para la salud y la vida. «Se ha perdido la esencia de la Atención Primaria, no hay tiempo para la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, no hay participación comunitaria. Hemos perdido la continuidad asistencial y ahora proponen desde la Consejería que nos atiendan en otros centros de salud. Realmente les da igual quién nos atienda y dónde, cómo y cuándo sea nuestra atención», han denunciado en el manifiesto.

URGENCIAS EXTRAHOSPITALARIAS SIN MÉDICOS

También se censura la situación que afrontan Urgencias extrahospitalarias con el nuevo modelo instaurado en noviembre de 2022, con la transformación de los 37 Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) y los 40 Servicios de Atención Rural (SAR) que funcionaban antes de la pandemia en Puntos de Atención Continuada (PAC).

De un modelo basado en SAR y SUAP que atendía más de 800.000 casos anuales, han lamentado, se ha pasado a otro que contempla 29 dispositivos con cuidados continuados únicamente de Enfermería. Además, en los 50 restantes, han censurado, faltan facultativas en el 30% de ellos de forma aleatoria, «desviándose los casos que demandan atención médica a las urgencias hospitalarias donde la ciudadanía sufre grandes esperas y riesgo de infecciones innecesarias».

«No podemos admitir que en un centro de Urgencias no haya médico. Recordemos las muertes que ya han ocurrido en alguno de los centros de urgencias extrahospitalarias, como es el caso del hombre de 72 años en Majadahonda, o el bebé de Paracuellos de Jarama», han indicado.

LAS URGENCIAS HOSPITALARIAS CRECEN UN 47%

La situación en los centros de salud y Puntos de Atención Continuada ha hecho que las urgencias hospitalarias hayan crecido un 47% en la Comunidad de Madrid, pasando de 2.661.525 a 3.926.420, pero, sin embargo, haya bajado 3,8 puntos el porcentaje de ingresos, desde el 12,25% al 8,45%.

«La Atención Primaria es el gran pilar que sostiene a la Sanidad. Al dinamitar el funcionamiento de estos dos niveles (centros de salud y Urgencias extrahospitalarias) nos están obligando a acudir a las Urgencias hospitalarias ante cualquier problema de salud, incluso para procesos que no deberían utilizar este recurso», han indicado.

Esta situación ha derivado, según recalcan, en «colas en las entradas a urgencias hospitalarias, pacientes en los pasillos y tantas horas en la sala de espera hasta ser atendidos». «En los hospitales existe también déficit de plantilla en todas las categorías, lo que aumenta la presión asistencial e impide a sus trabajadoras ofrecer la atención adecuada, poniendo en peligro nuestra seguridad», han añadido.

En este contexto, los congregados han exigido medidas para paliar esta situación, que pasarían por una inversión del 25% del gasto sanitario total en Atención Primaria, dotación completa de personal en todos los niveles y por evitar la derivación de dinero público a las empresas privadas.

LA CONSEJERÍA TRABAJA PARA LOGRAR UN REFUERZO DE PROFESIONALES

La protesta en el Hospital de La Paz ha coincidido con un acto en el que participaba la viceconsejera de Sanidad, Laura Gutiérrez. En declaraciones a los medios, ha subrayado que «la falta de profesionales sanitarios es un problema que hay a nivel nacional» y, en este sentido, ha recordado que en el último pleno del Consejo Territorial del pasado viernes ya se solicitó a la ministra de Sanidad, Mónica García, que se adoptaran las medidas oportunas.

«Se sacó el compromiso a la ministra de crear un grupo de trabajo específico para abordar conjuntamente entre el ministerio y las comunidades autónomas este problema de déficit de profesionales», ha recalcado.

Por su parte, ha subrayado, la Comunidad de Madrid «sigue adoptando las medidas necesarias para tratar de contar con los profesionales necesarios, tanto en Atención Primaria como en las Urgencias, con diferentes medidas como pueden ser contratos de tres años para los residentes cuando acaban la residencia o extracomunitarios, diferentes medidas tanto retributivas como no retributivas».Copiar al portapapeles

Europa press

- Anuncio -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -spot_img

Último artículo