21.1 C
Madrid
viernes, junio 21, 2024

El derbi de las cuentas pendientes

Debes leer

El maratón de derbis indeseados por Real Madrid y Atlético de Madrid, por el desgaste y el alto grado de exigencia en cada uno de ellos, llega a su meta con la tercera entrega en apenas 25 días, con aires de revancha madridistas tras su eliminación copera, frente al único equipo que ha sido capaz de derrotarlo esta temporada, en el que es el último tren rojiblanco para engancharse al pulso por LaLiga.

El Santiago Bernabéu acoge dos encuentros trascendentes. El golpe a LaLiga madridista llegaría si suma dos triunfos a su racha de seis victorias consecutivas en el torneo. Le han aupado al liderato y antes de recibir al sorprendente rival directo, el Girona, se pone pinturas de guerra en el rostro para uno de sus duelos de altos vuelos con continuo sabor a revancha.

La opción de vengar el adiós copero del Real Madrid y enterrar las opciones de resurrección liguera del Atlético de Madrid. El todo o nada para Diego Simeone, el único técnico que ha logrado derrotar este curso a Carlo Ancelotti, en un estadio que se acostumbró a conquistar pero en el que está a días de cumplir ocho años desde su última alegría (0-1, 27 de febrero de 2016).

El pulso, ya legendario, de dos entrenadores que siempre guardan un nuevo invento para un derbi que ha superado en igualdad al clásico del fútbol español. Con Ancelotti condicionado por la decisión tomada a inicio de curso tras la grave lesión de Èder Militao en el primer encuentro oficial. A su grave lesión de rodilla se sumó la de David Alaba sin que el club acudiese al mercado. Con apenas dos centrales sanos en la primera plantilla, era de esperar que en un momento importante faltase uno. Y la solución de emergencia también se perderá el derbi.

Todos pendientes en la casa blanca de la evolución de Antonio Rüdiger. Víctima de su intensidad. La fortaleza que exhibe en el choque ante rivales le jugó en esta ocasión una mala pasada. El choque de trenes con Mason Greenwood el jueves en Getafe, le dañó el muslo izquierdo. Es duda hasta última hora. Con la necesidad de forzar porque Aurélien Tchouaméni es baja por tarjetas. En caso de no llegar a tiempo, el desafío será para Dani Carvajal, Ferland Mendy o Eduardo Camavinga. Un papelón que ninguno desea.

De la peor imagen de la temporada en la derrota en el derbi de la primera vuelta del Metropolitano (3-1), con Ancelotti condicionado por la ausencia de jugadores claves y con pruebas que no funcionaron, la revancha madridista llegó en la Supercopa de España. Antes de conquistarla remontó a su más puro estilo al Atlético de Madrid en semifinales para salir airoso en la prórroga (5-3). Ese desgaste y el de la final lo acusó en el reencuentro en Copa donde le fallaron las fuerzas en el tiempo extra para ceder en la defensa de la corona (3-1).

Sirvió de lección para ‘Carletto’. A tres días del derbi cambió hasta siete de los diez jugadores de campo que iniciaron el partido en Getafe. Frescura en las piernas en un once en el que se espera la continuidad de Andriy Lunin en portería, la presencia de Ferland Mendy, Eduardo Camavinga, Toni Kroos y Rodrygo como novedades. Con las piezas pendientes de Rüdiger y la decisión del técnico en caso de que no pueda jugar.

Ya se ha convertido el Atlético de Madrid en el equipo al que más se ha enfrentado Jude Bellingham desde su aterrizaje en el Real Madrid. Simeone logró rebajar su incidencia. Lo desconectó en el primer derbi y pese a la mejoría en los dos siguientes del inglés, no marcó y solamente disparó en dos ocasiones a puerta. El Bernabéu alentará su desquite y las ganas eternas de brillar de Vinícius ante un rival que le provoca unas ganas especiales. El foco de los piques del último pulso.

El gran rendimiento de Joselu Mato, autor de los dos tantos del Real Madrid en Getafe, y lo vivido ante la defensa rojiblanca en las últimas citas por la ausencia de un 9 puro, no parecen argumentos de peso para Ancelotti para modificar su dibujo. Hay poco espacio para la sorpresa con la presencia del delantero centro y lo que supondría segunda suplencia consecutiva de Rodrygo.

Es la última ocasión del Atlético para creer en LaLiga. A diez puntos actualmente del liderato, todo es posible con una victoria, pero no habrá futuro con una derrota. El empate tampoco parece válido para el equipo de Diego Simeone, el único que ha ganado en este curso al Real Madrid, hasta en dos ocasiones, ambas en el Metropolitano, por 3-1 y por 4-2, pero que no vence en el territorio blanco desde el 27 de febrero de 2016. Gol de Antoine Griezmann.

El internacional francés lidera las pretensiones de triunfo en el Santiago Bernabéu. Llega relanzado el Atlético, ganador de sus cinco últimos encuentros tras la derrota en la prórroga en la Supercopa de España ante ese rival, con tan solo un gol en contra en los cuatro más recientes, pero al borde del fiasco hasta la conexión entre Griezmann y Memphis Depay en el 2-1 el pasado miércoles ante el Rayo. Sobrevivió.

Entre sus nueve derbis consecutivos sin ganar en el campo de su ‘eterno’ rival, es un partido definitivo para las aspiraciones más altas de los rojiblancos. No hay términos medios. Lo sabe todo el grupo. No lo es tanto para el objetivo mínimo de la Liga de Campeones, mientras lo presiona el Athletic Club, ganador el viernes y de nuevo a tan solo dos puntos.

Es otro examen como visitante para el Atlético, vencedor en Granada (0-1), pero derrotado antes en Girona (4-3), en Bilbao (2-0), en Barcelona (1-0) y en Las Palmas (2-1) de forma sucesiva en LaLiga EA Sports. Ha ganado sólo en siete de sus 20 desplazamientos más recientes entre todas las competiciones. Es vulnerable. Necesita todavía una reacción más extensa lejos del Metropolitano.

Simeone ha rotado a sus jugadores para una semana crucial. Para el derbi de este domingo, para el encuentro de ida de la semifinal de la Copa del Rey contra el Athletic Club del miércoles y para la visita a Sevilla dentro de siete días. Hasta a Griezmann, titular inamovible en las 48 jornadas de Liga precedentes hasta el pasado miércoles frente al Rayo Vallecano.

De hecho, del once que empleó entonces al que utilizará ahora cambiará sustancialmente, con los regresos de Nahuel Molina y Samuel Lino a los carriles derecho e izquierdo; Rodrigo de Paul y Koke Resurrección al centro del campo; y Antoine Griezmann y probablemente Álvaro Morata, ya recuperado de un golpe, a la delantera, con Memphis Depay como alternativa. Salvo el neerlandés, autor de cinco goles en los últimos cinco choques, ninguno de ellos jugó de inicio el miércoles con la vista en el encuentro vital de este domingo.

Jan Oblak permanecerá en la portería, igual que Axel Witsel y Mario Hermoso en la defensa, mientras surgen las incógnitas de la elección de Simeone, «sin ninguna duda de quienes empezarán», para dos posiciones: en uno de los puestos del centro de la zaga, entre Reinildo Mandava (este sábado en el gimnasio, sin saltar al césped) o Stefan Savic, y en la plaza de interior izquierdo, entre Pablo Barrios o Saúl Ñíguez. Son baja José María Giménez, César Azpilicueta y Thomas Lemar, por lesión.

- Anuncio -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -spot_img

Último artículo